We use cookies for statistical purposes.

  • 61 Unirii Boulevard, Bl. F3, Entrance 4, 2nd floor, Apt. 208, District 3, 030828, Bucharest
  • office(at)rolegal.com
  • (+40) 723.500.027

Extranjeros compran propiedad en Rumania



El sistema judicial rumano establece normas precisas con respecto a la cuestión del derecho de propiedad sobre las propiedades inmobiliarias. Hay varias instancias distintas que deben ser completamente explicado para entender el enfoque jurídico general.

Los ciudadanos extranjeros pueden adquirir propiedades inmobiliarias en Rumanía, pero sólo bajo ciertas condiciones. Estas limitaciones se refieren, generalmente, a  criterios económicos inmediatos que Rumania tiene que cumplir como miembro activo de la Unión Europea.

Antes de entrar en los detalles, llamamos la atención sobre algunos aspectos específicos con respecto a la situación jurídica de los extranjeros. Vamos a distinguir entre tres categorias principales: los ciudadanos extranjeros, los apátridas y las personas jurídicas. Estos son los grupos más importantes, que representan a personas o personalidades jurídicas que pueden caer bajo los reglamentos de los derechos de propiedad. La información jurídica sobre la compra de propiedad Rumania revela varias circunstancias distintas.

Queremos señalar, desde el principio, el hecho de que  la legislación rumana no tiene prohibiciones, con referencia al derecho de propiedad sobre propiedades inmobiliarias como apartamentos, edificios comerciales o industriales, para los ciudadanos extranjeros, apátridas o para las personas jurídicas, independientemente de su país de origen. Pues, puedan adquirir derecho de propiedad sobre las propiedades inmobiliarias mencionadas, en las mismas condiciones aplicables a los ciudadanos rumanos.

Sin embargo, la tierra sobre que están construidos estos edificios no pueden ser adquirida y, por lo tanto, el derecho de “superficie” debe ser establecido a favor de estas propiedades. Así que, en resumen, los el ciudadano extranjero interesado n realizar la inversión inmobiliaria rumana simplemente puede adquirir el derecho de uso de la tierra, pero no puede comprar la propia tierra.

El derecho de propiedad sobre propiedades inmobiliarias rumanas para los ciudadanos de la EU, los apátridas y las personas jurídicas formadas en un país miembros de la UE o perteneciente al Espacio Económico Europeo

El proceso de adquisición de tierras está estrictamente regulada a través de un acto jurídico en la Constitución rumana. La Ley no. 312/2005, artículo 44, párrafo (2) la tesis final establece que “Los extranjeros (ciudadanos extranjeros) y los apátridas pueden adquirir la propiedad privada de tierras sólo en los términos que puedan surgir a partir de la adhesión de Rumanía a la Unión Europea y de otros tratados internacionales en los que Rumania es parte, sobre una base recíproca, de conformidad con una ley orgánica, así como por vía de herencia legal. “

En este momento, hay dos circunstancias diferentes bajo las que los individuos extranjeros pueden adquirir propiedades inmobiliarias (sólo la tierra) en Rumania:

Las personas que no tienen domicilio en Rumanía, pero son ciudadanos de la UE o de los estados miembros del Espacio Económico Europeo, los apátridas que no tienen domicilio en Rumanía, pero son domiciliados en países de la UE y las personas jurídicas no domiciliadas en Rumanía (establecidas en conformidad con las disposiciones jurídicas de los estados miembros de la UE) – todos estos pueden adquirir derecho de propiedad de las tierras, sólo si se utiliza para construir segundas residencias o sedes secundarias. Así que, la información legal para comprar propiedad Rumania debe destacar el hecho de que esta categoría de personas sólo tienen permiso de comprar tierras en estas condiciones.

Los agricultores que son, o sea ciudadanos de un estados miembro de la UE, o apátridas con domicilio en en un estado miembro de la UE que han establecido su residencia en Rumanía pueden adquirir derechos de propiedad de las tierras agrícolas, los bosques y las tierras forestales bajo las mismas condiciones aplicables a los ciudadanos rumanos y las personas jurídica rumanass, sólo si pueden demostrar oficialmente que trabajan como agricultores y no cambiarán la naturaleza de su actividad durante el periodo de tránsito.

El derecho de propiedad sobre las tierras agrícolas, los bosques y las tierras forestales pueden ser adquiridos por los ciudadanos de los estados miembros de la UE, por los apátridas con domicilio en Rumania o en un estado miembro de la UE, y también por las personas jurídicas establecidas en conformidad con la legislación de los estados miembros de la UE, sólo después de la expiración del plazo de 7 años después de la adhesión de Rumania a la UE. Eso significa que, a partir del 1º de enero de 2014, todas las categorías mencionadas antes podr án adquirir el derecho de propiedad sobre la tierra agrícola (fuera y dentro de las zonas edificadas), los bosques y las tierras forestales.

El derecho de propiedad sobre las propiedades inmobiliarias para los ciudadanos extranjeros y apátridas, y también para las personas jurídicas extranjeras – que no son miembros de la Unión Europea o del Espacio Económico Europeo

Los extranjeros compran propiedades en Rumania, la personsa apátridas y, también, las entidades jurídicas perteneciente a los estados extranjeros pueden adquirir derechos de propiedad sobre propiedades inmobiliaroas (tierras) en las condiciones estipuladas por los tratados internacionales, sobre una base de reciprocidad.

El derecho de propiedad sobre las propiedades inmobiliarias para personas jurídicas rumanas

A diferencia de todas las restricciones anteriores, una organización empresarial (persona jurídica rumana) puede adquirir el derecho de propiedad sobre los propiedades inmobiliarias rumanas (terrenos y edificios). Esta norma permite a las empresas que también son personas jurídicas al derecho de propiedad sobre cualquier tipo de terreno incluidas las tierras agrícolas, los bosques y las tierras forestales. En consecuencia, los accionistas o socios de la empresa, sin importar su nacionalidad, tienen derecho a adquirir indirectamente tierras y edificios.

Así como este artículo demuestra claramente, cualquier tipo de transacción inmobiliaria requiere asistencia legal profesional. Ciertos aspectos específicos del aparato jurídico pueden parecer de poca importancia, pero, desde un punto de vista más profundo, estos a spectos podrían funcionar como detalles esenciales. La presencia de un abogado de propiedad inmobiliaria, sin duda, puede ofrecer la visión más amplia de este tema específico. Asistencia legal de calidad puede traducirse en ganancias financieros a largo plazo y  asegurará siempre una inversión segura

Cristian Darie